martes, 12 de mayo de 2015

Testimonio de una prostituta en México, en el día de la madre

 las condiciones son duras, pero las mujeres obtenemos más dinero realizando prostitución que la mayoría de trabajos, si es que hay trabajo,mientras no haya garantizados unos mínimos de supervivencia, las personas, las mujeres asumimos riesgos.



 http://www.hoyestado.com/2015/05/soy-madre-y-trabajadora-sexual/

Karina Ruiz – Mayo 10, 2015 
Su nombre es lo de menos, tiene 35 años y a los 14 tuvo a su primer hijo.
“Ser madre es lo mejor que te puede pasar, pero cuando crecen ya no es lo mismo… son más problemas”.
Ella es una mujer atractiva, de piel blanca, ojos grandes, expresivos y largas pestañas; su cabello rizado lo sostiene con una coleta; su figura ya no es espigada, no después de tres hijos.
“Busqué trabajo, pero está de la chingada… no me quisieron dar”.
Después de un mes sin ingresos, volvió a las banquetas, “debía una renta y ya se me venía la otra”.
Ahora, ya son 17 años ejerciendo la prostitución, oficio que implica un riesgo, tanto por su salud como su integridad física.
Como cualquier ama de casa, se levantan temprano para dar el desayuno y llevar a sus hijos a la escuela, de ahí se dirigen a su zona de trabajo, cambian los pants o jeans por escotados y cortos vestidos y altísimos tacones. Aguardan a los clientes.
Pasa el tiempo, nuevamente se cambian de ropa, van por los niños a la escuela y hacen de comer; más tarde regresan a su esquina, esperando haya suerte y ganar más dinero.
Elvira Madrid, presidenta de la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”, A.C. externa su admiración por estas mujeres, algunas de la tercera edad.
“Ser mamá es el papel más difícil como mujer, independientemente de todo y más como trabajadoras sexuales, por
todo el estigma que hay en la sociedad”
“Son las ganas de vivir y salir adelante, porque saben que si ellas no lo hacen, ¿quién? Hay las que tienen a sus hijos presos, necesitan el dinero. Algunas hasta licenciatura le pagaron a sus hijos”
Al preguntarles cómo celebran el Día de las Madres, responden:
“¡Trabajando!” El 10 de mayo, las promotoras de la brigada compran rosas, salen a la calle y se las entregan.
“Al darles la flor, les dejamos mensajes como: ‘Quiérete como mujer, sé feliz y haz lo que tú decidas’”.

Realidad difícil de enfrentar

Para los hijos de estas mujeres no es sencillo, pero son ellas las que deben encararlo antes de que se enteren por otras personas.
“Hubo un operativo anti trata, y una de ellas salió en el periódico, esposada y afuera del hotel; su hijo de 14 años y que cursaba la secundaria, no aguantó la presión, pues de ‘hijo de puta’ no lo bajaban; se ahorcó en el baño”.
Parte del trabajo de Elvira es hablar con los hijos, les aclara que si están ahí es porque no tienen otras oportunidades, ya que muchas no saben leer ni escribir.
“Es mejor que ellas lo digan desde su corazón, cada quien se gana la vida como puede; si lo esconden van a pensar que es porque les gusta y no por toda la necesidad que hay”.
En números
  • 70% son madres solteras
  • 82% de las trabajadoras sexuales atendidas por la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer en todo el país, tienen hijos
  • En promedio a los 16 años de edad tienen su primer embarazo
  • 150 hijos becados por la brigada

No hay comentarios:

Publicar un comentario