lunes, 14 de diciembre de 2015

Abolicionismo de la prostitución, consecuencias perversas, bibliografía

Columnista de sexo de The Times y editora de www.suzigodson.com
Vivimos en una sociedad libre en la que los adultos con capacidad de consentir tienen derecho a ejercitar su libertad sexual del modo que elijan. Nos guste o no, penalizar la compra y venta de sexo es un intento de legislar moralidad y ejercer control sobre la conducta sexual privada. Las trabajadoras sexuales son seres humanos y vender sexo es su negocio. Las trabajadoras sexuales deben tener derecho a los mismos derechos laborales que los demás trabajadores y los mismos derechos humanos que las demás personas. Es la vulnerabilidad, no el trabajo sexual, lo que crea víctimas.

1. El Modelo Sueco de trabajo sexual hace ilegal comprar servicios sexuales, pero no venderlos.
2. Este modelo ha sido adoptado por Noruega, Islandia y Francia. La europarlamentaria laborista Mary Honeyball quiere que el Reino Unido adopte la misma política, pero usa datos y cifras erróneos. Tan erróneos que 560 ONGs y organizaciones de la sociedad civil, así como 86 académicos e investigadores le han escrito para manifestar sus objeciones. Instan a los otros estados miembros de la Unión Europea a no penalizar la compra de sexo.
3. El argumento en defensa del Modelo Sueco es que atacar la demanda es un método para reducir la industria sexual en general, y la trata de seres humanos en particular. Sin embargo, no hay una investigación creíble que apoye la idea de que el Modelo Sueco reduce la venta, la compra o la trata. Existe, sin embargo, una gran cantidad de estudios que muestran que no distinguir entre trabajo sexual y trata es un intento consciente de impedir que las personas migren voluntariamente para hacer trabajo sexual.
4. En lugar de mejorar la situación, un informe de la Junta Nacional de la Policía Sueca muestra que esa política ha llevado el trabajo sexual a la clandestinidad y hecho a las trabajadoras sexuales aún más vulnerables. Ha llevado también a una expansión del trabajo sexual en locales cerrados. Por ejemplo, los salones de masaje Thai que ofrecen servicios sexuales en el área de Estocolmo han aumentado de 90 en 2009 a 250 en 2011/2012.
5. La ley vigente en la actualidad en el Reino Unido necesita ser reevaluada para mejorar la seguridad de las trabajadoras sexuales. En el Reino Unido las trabajadoras sexuales son forzadas a trabajar solas, una regulacrión que aumenta enormemente el riesgo de violación, agresión o robo.
6. Cuatro de cada cinco trabajadoras sexuales en el Reino Unido trabajan en pisos. La despenalización permitiría a estas mujeres trabajar en locales  formando equipos de dos o más mujeres, lo que sería más seguro para ellas. Los mismo vale para los trabajadores sexuales masculinos.
7. La despenalización de la venta de sexo capacitaria también a las trabajadoras sexuales para usar el sistema judicial a fin de buscar reparación por los abusos y la discriminación que sufren.
8. Eliminar la amenaza de castigos penales haría posible para las trabajadoras sexuales trabajar con la policía para facilitar la aplicación de las leyes antitrata.
9. Ello estimularía también un acceso más abierto a los servicios sanitarios, legales y sociales.
10. El trabajo sexual es una amenaza para las actuales normas sociales y culturales de la misma forma en que lo fueron la homosexualidad, la infidelidad, el sexo anal e incluso la masturbación en otro tiempo. Hemos cambiado nuestra manera de pensar respecto a esas cuestiones y es hora de que cambiemos también nuestra manera de pensar del trabajo sexual.

Referencias.
1. Harcourt C, Egger S and Donovan B (2005). Sex work and the law. Sexual Health 2:121-128.
2. Dodillet, Susanne and Petra Östergren, The Swedish Sex Purchase Act: Claimed Success and Documented Effects, Conference paper, 2011.
3. Agustin, L. (2006, August) The Disappearing of a Migration Category,Migrants Who Sell Sex, Journal of Ethnic and Migration Studies.
4. The Swedish National Police Board, Situation Report 13 “Trafficking in human beings for sexual and other purposes” for the year 2011)
5. Bedford v. Canada, 2010 ONSC 426413
6. Scambler, G., & Paoli, F. (2008). Health work, female sex workers and HIV/AIDS: Global and local dimensions of stigma and deviance as barriers to effective interventions. Social Science & Medicine,
7. Harcourt C, Egger S and Donovan B (2005). Sex work and the law. Sexual Health 2:121-128.
8. Harcourt C et al. (2010). The decriminalization
of sex work is associated with better coverage of health promotion programs for sex workers.
Australian and New Zealand Journal of Public Health 34(5): 482-486.
9. United States Department of State,Trafficking in Persons Report (2010),
10. Shannon K and Csete J. Violence, condom negotiation and HIV/STI risk among sex workers. Journal of the American Medical Association 304(5):573-74.
Sigue a Suzi Godson en Twitter: www.twitter.com/suzigodson

fuente:  https://elestantedelaciti.wordpress.com/2014/03/12/10-cosas-que-necesitas-saber-antes-de-apoyar-el-modelo-sueco-de-trabajo-sexual/

1 comentario:

  1. Creo que compartiste mesa con Petra Ostergen. Pues bien, ella junto su colega Susanne Dodillet, es autora de una "contraevaluación" que pone en tela de juicio el modelo sueco... usando el mismo informe emitido por el gobierno sueco!
    http://gup.ub.gu.se/records/fulltext/140671.pdf

    de todas formas no hacen falta estudios de académicas para quienes conocemos la situación en la calle

    ésta se puede resumir en que, cuanto más poder y atribuciones tenga la policía, más va a abusar de ellos para aprovecharse de las chicas

    el que las autoridades se propasen con las prostitutas es algo tan antiguo como la misma prostitución

    ResponderEliminar