miércoles, 17 de octubre de 2012

Plataforma de Mujeres TSX denuncia el acoso policial en las carreteras catalanas

Un grupo de prostitutas que ejercen en las carreteras de El Maresme y La Selva quieren reunirse “de manera urgente” con el conseller de Interior, Felip Puig, para que “se nos deje de criminalizar y se nos trate como personas con los mismos derechos que el resto de la población”.
En una carta abierta, las mujeres, que dicen ser una treintena y que se han agrupado en la Plataforma de Mujeres TSX, cargan contra la reforma de la ley catalana de carreteras y de “sus graves consecuencias”: “Trabajar en la carretera no es fácil, a menudo nos encontramos expuestas a violencia de todo tipo y hasta ahora habíamos aprendido a confiar en los cuerpos de seguridad”, dicen, pero aseguran que la situación ahora ha cambiado.
Aunque agradecen a la policía las “actuaciones tan importantes” que han realizado, y que les han aportado más seguridad, sostienen que “el apoyo y la protección que podíamos sentir ha desaparecido y, casi sin darnos cuenta, nos hemos convertido en delincuentes”.
Dicen que son “criminales vigiladas por una cantidad exagerada de efectivos policiales desconocidos que se pasan el día persiguiéndonos por las carreteras, faltándonos el respeto y provocando humillaciones”, como “faltas de respeto, agresiones verbales, amenazas, destrozo de nuestras pertenencias”, supuestamente realizados por “los agentes de tráfico”, sobre los que dicen que “no son capaces de aplicar correctamente” la reforma legal que prohíbe la prostitución en las carreteras.
“Es muy duro que después de años de comunicación fluida con los Mossos d’Esquadra debamos recorrer a la misma ley para que se detenga este acoso brutal”, dicen, asegurando que se sienten “discriminadas, criminalizadas y maltratadas”, y expuestas “a más violencia, por parte de la policía, de la sociedad y de los proxenetas y delincuentes comunes que están en la carretera y que empiezan a tomarse más libertades”.
Ante esta situación proponen reunirse con el conseller de Interior, “con la finalidad de exponer de forma más amplia la realidad que estamos viviendo, así como ofrecer propuestas y alternativas que sean beneficiosas para todos”.
Fue el pasado julio cuando los Mossos d’Esquadra comenzaron a multas a las prostitutas en las carreteras catalanas y a los clientes, considerando que estas actividades a pie de arcén podían poner en riesgo la seguridad vial. Desde julio a mediados de septiembre, los Mossos interpusieron 300 denuncias a prostitutas y otras 170 a clientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario