lunes, 10 de diciembre de 2012

Todas somos putas. Artículo de opinión Marco Manzón



Marco Manzón

La prostitución es la esencia de la vida misma. Todos ser humano es una puta a su manera. Todo trabajo es una forma de prostituir nuestro tiempo y nuestro esfuerzo, pero encima ellas le dan alivio a quienes no lo pueden encontrar en otro lado. Cada vez que decimos “hijo de puta “, aunque pretendamos insultar, en el fondo es un halago, el trabajo de puta es de los pocos dignos y beneficiosos para la humanidad. La puta deja que se la follen por 40 euros la hora, tú dejas que el jefe te de por el culo a 4 euros la hora. ¿Cuál es la diferencia ? 

Seguramente ella está orgullosa de lo que hace, pues nada tiene de malo, pero tú maldices a tu jefe y a tu maldito trabajo en el que te explotan, lo que es comprensible. En este sentido la humanidad ha ido hacia atrás, en la antigua Roma la prostitución estaba plenamente aceptada y regulada, ahora, sin embargo, las escondemos y nos da vergüenza verlas por la calle ganándose el pan honradamente. Al menos ella no le hace daño a nadie, es más, todo lo contrario, si la retrógrada Iglesia Católica fuera de verdad defensora de los derechos humanos, crearía una Virgen de las Putas, para defender y reconocer a este colectivo de mujeres que tanto han sufrido a lo largo de la historia. Seguiremos estando atrasados mientras un niño no pueda decir tranquilamente en el colegio cuál es el verdadero trabajo de su madre. Si no importa decir que tu padre es juez, político, alto mando policial o antidisturbios ¿ por qué sí es malo que tu mamá sea puta? Ella solo prostituye su cuerpo, no sus ideales, definitivamente tenemos la cabeza llena de prejuicios y porquería que nos han metido desde pequeños.. Las feministas que están en contra de la prostitución son unas cínicas y unas farsantes, dicen defender los derechos de la mujer intentando quitarles su derecho a hacer con su cuerpo lo que les de la gana. Los políticos, en general, son una panda de putas de baja estofa que venden sus ideales y sus principios por un sillón. ¿No es esta la peor de las prostituciones?

Los mismos puritanos que intentan multar a las chicas que se ofrecen en la calle, suelen ser más puteros que el Papa Borgia o cualquier otro Santo Padre. Habría que quitar celebraciones horrorosas y sanguinarias como la celebración del Día del Orgullo Nacional ( es asqueroso celebrar el exterminio y sometimiento de los indios de América ) e instaurar el día de Las Putas, las cuales gran servicio le han hecho a la humanidad y nadie se ha dignado ni siquiera a dedicarles una plaza. Le dedicamos plazas y monumentos a putillas del fascismo como Franco o Fraga y no a las servidoras del placer, desde luego que somos una sociedad de enfermos. Tu trabajo es una forma de prostituir tu tiempo, cuando prefieres callarte por miedo o no defender una causa justa por el qué dirán…eso también es prostitución, y la peor que existe, la prostitución del alma. Regularicemos de una vez la prostitución, dejémonos a un lado ese absurdo tópico de que todas son esclavas y esas idioteces, eso es mentira. 

Que a unas chicas las hayan esclavizado no significa que la prostitución sea esclavitud, igual que porque quienes fabrican nuestras ropas en China u otros países vivan en condiciones infrahumanas no significa que fabricar ropa sea una esclavitud, hay que saber diferenciar. La mayoría de ellas trabajan por su cuenta, y son mucho más esclavos quienes trabajan en el McDonalds o en una gran empresa que la mayoría de ellas. No nos podemos ni imaginar la de enfermedades mentales y violaciones que la prostitución evita, negadlo y crucificarme por decir esto, panda de rabinos y curas, pero es la verdad. Cuando vemos a una chica semi-desnuda por la calle vendiendo sexo nos tapamos los ojos, pero después en casa…mejor ni hablar ¿eh?. En definitiva, debemos dejar atrás absurdos esquemas sobre la moral y la dignidad que no tienen ni pies ni cabeza. La dignidad es ser bueno con los demás y actuar con justicia, nada más. El mundo entero es un burdel de mierda, aceptas que te maltraten para cobrar la nómina, callas lo que desearías decir para que nadie te mire mal…y después miramos con desprecio a unas honradas mujeres que lo único que hacen es vender sexo. Lo que es despreciable es que esos mismos que critican la prostitución, luego salgan de fiesta y se gasten más dinero en cubatas invitando a mujeres que intentan llevarse a la cama que lo que les cobraría una puta, y encima sin tener que babear para ello. En fin, amigos y enemigos, todos somos putas, a nuestra manera, pero putas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario