lunes, 9 de diciembre de 2013

Redadas en Londres, buscando inmigrantes en situación de irregularidad

http://elestantedelaciti.wordpress.com/2013/12/09/swou-responde-a-las-redadas-del-soho-de-londres/

NOTA DE PRENSA: SWOU RESPONDE A LAS REDADAS DEL SOHO DE LONDRES.
12/06/2013
http://www.sexworkeropenuniversity.com/2/post/2013/12/press-release-swou-responds-to-the-soho-raids.html

El pasado 4 de diciembre, la policía allanó 25 locales en el Soho y desalojó, detuvo y acosó a trabajadoras sexuales. Echaron abajo las puertas, cerraron pisos de trabajo, se apoderaron de dinero y objetos personales y maltrataron a las mujeres en la calle delante de los fotógrafos y de los equipos de noticias a los que habían invitado a presenciar esta violencia e intimidación. La presencia de medios incluyó a Sky News, la BBC y el Evening Standard. Parecería que es necesario humillar públicamente y avergonzar delante de los medios a las “víctimas” del trabajo sexual a fin de salvarlas adecuadamente de su trabajo.
La finalidad de las redadas era supuestamente encontrar “bienes robados” y combatir la “prostitución” (a pesar del hecho de que vender sexo no es actualmente un delito) y ‘combatir’ la trata de seres humanos. Un determinado número de trabajadoras sexuales inmigrantes, muchas de las cuales llevan años viviendo en el Reino Unido, han sido —de forma devastadora— conducidas al centro de detención UKBA en Heathrow; esto, a pesar de haber asegurado la policía que no habían sido introducidas en el país como víctimas de trata y que estaban trabajando voluntariamente. Otras mujeres han recibido la orden de presentarse a la mañana siguiente en el juzgado. Todavía no se conocen los cargos contra ellas.
El cierre de pisos de trabajo significará que estas mujeres han perdido su red de apoyo entre compañeras y sus clientes habituales, los que saben que son seguros. Ahora tendrán también que trabajar en lugares desconocidos para las organizaciones de ayuda comunitaria y los servicios de salud, y será más improbable que accedan a los servicios —o denuncien crímenes contra ellas— por miedo a ser detenidas, ya sea como “víctimas” ya sea como criminales. Tendrán que seguir trabajando, pero ahora lo harán solas o en la calle, exponiéndose a un riesgo mayor. Amy, una trabajadora sexual del SWOU declaró: “cuando hablamos de un ‘riesgo mayor’, la gente debería saber, y debería ver con sucesos como estos, que aquellos que se supone que nos ‘protegen’ a menudo suponen nuestro mayor riesgo. Este es el caso, tanto directa como indirectamente: directamente, cuando los policías echan abajo nuestras puertas, nos arrastran a la calle y permiten nuestra humillación; indirectamente, cuando hacen la señal a aquellos que podrían desear venir a por nosotras de que nosotras no merecemos la protección de la ley, que nosotras no podemos denunciar. Los policías nos hacen dos veces objetivo de violencia”. El efecto duradero de las redadas será más riesgo, miedo, violencia e inestabilidad para estas mujeres, y para muchas otras como ellas.
“Elisa”, una trabajadora sexual inmigrante declaró: “Todo esto es tan espantoso… Esta reacción se está extendiendo por toda Europa. Cada vez está más claro para mí —también viendo ahora mismo los debates en Alemania— que todo esto es un intento de silenciar y marginar sobre todo a las trabajadoras inmigrantes, mujeres específicamente, porque si se despenalizare el trabajo sexual y nuestro trabajo fuere más seguro, las mujeres inmigrantes alcanzarían un lugar en la sociedad que ellos no desean que tengan. Las mujeres inmigrantes que trabajan en la industria del sexo tienen que ser victimizadas, silenciadas, invisibilizadas (aunque expuestas de forma sensacionalista al mismo tiempo cuando lo necesitan para la propaganda, y para añadir morbo), y lo mejor es que se queden en su país”.
Cari Mitchell, del Colectivo Inglés de Prostitutas, declaró: “Es indignante que la policía esté allanando locales donde las mujeres están trabajando juntas con seguridad y colectivamente con amigas. La policía debe saber que como consecuencia de su acción algunas mujeres terminarán trabajando en la calle, donde el trabajo es mucho más peligroso. La mayor parte de las mujeres expulsadas de los locales son madres y abuelas que han perdido ahora su medio de vida”.
“Nic”, una trabajadora sexual del Soho, declaró: “Estoy tan asustada… Esto ha ocurrido a mi puerta. ¿Seré yo la próxima? Que la policía trajera a la prensa con ella demuestra por qué necesitamos el único marco legal que reduce, en lugar de aumentar, el poder de la policía sobre nosotras. ¿Quién puede ver estos sucesos y pensar que la policía está usando su poder de forma respetuosa, apropiada, no abusiva? Esto es violencia contra las mujeres: que la corriente principal del movimiento feminista mire hacia otro lado. Necesitamos la plena despenalización, incluída la de nuestros clientes y la de nuestros lugares de trabajo, porque ese es EL ÚNICO contexto legal en el que no estamos a merced de estas abusivas y traumáticas tácticas policiales; el único en el que no estamos en riesgo de ser arrastradas a la calle. El trabajo sexual es trabajo: nosotras estamos ya en los principales sindicatos. Esto es tan aterrador… : necesitamos solidaridad”.



7908764_orig

No hay comentarios:

Publicar un comentario