domingo, 7 de abril de 2013

El escándolo del Club Dallas

Varias cosas:
El pasado día 20, se publicó en la prensa la desarticulación de un grupo de criminales que traía a chicas rumanas para su esclavitud sexual. En la noticia no dicen cuántas víctimas han identificado en esta redada en concreto, pero apunta que a o largo del año se habían identificado a 215 víctimas de trata. la publicación de estos datos genera una gran confusión  ya que si no se lee atentamente, algo que ocurre con cierta frecuencia, parece que se rescataron ese número de víctimas en esta operación. Pero, si ya la desinformación es un constante en la manera de redactar las noticias, lo más grave de todo es que nadie sabía dónde estaban estas "víctimas", ni las propias entidades que atiende a las víctimas de trata y que la propia polícia tiene que llevar en el momento que son identificadas. Finalmente y para rematar resulta que a los pocos días, el prostíbulo sigue funcionando con toda la normalidad del mundo y las chicas siguen ahí. Obviamente esta noticia no apareció en la prensa nacional, sino en la francesa:
Montse Neira, escort, escritora, investigadora social de la prostitución.


http://www.elmundo.es/elmundo/2013/02/20/barcelona/1361349428.html

La Policía Nacional ha desarticulado dos grupos criminales que captaban a jóvenes rumanas menores de edad mediante falsas promesas de trabajo y, tras cumplir los 18 años, las traían a España. Una vez aquí, las obligaban a ejercer la prostitución en macro-prostíbulos de Girona, en la zona cercana a Francia. Las jóvenes eran sometidas a continuas amenazas, palizas e incluso violaciones. En total se ha detenido a 19 personas, 7 de los cuales de nacionalidad rumana ya están en la cárcel, y se ha identificado a 215 víctimas directas en el último año.
La investigación se inició hace un año después que varias víctimas denunciaran la situación en Rumanía. Las chicas explicaron que un hombre de nacionalidad rumana estaba captando mujeres menores de edad en la zona de Braila (Rumania), ofreciéndoles trabajo como cuidadoras de niños y ancianos y las trasladaban a España, donde las obligaban a prostituirse.
El CNP inició una investigación que casi un año después ha permitido llegar hasta la cúspide de ambas organizaciones. Durante este año, los agentes han averiguado que los miembros de la organización las mantenían permanentemente controladas a las chicas, llegando a utilizar escáneres dactilares que registraban tanto el inicio de la jornada laboral de cada mujer, como cada uno de los servicios sexuales que realizaban.
Entre los 19 detenidos están los principales cabecillas de ambas organizaciones, y a los largo del año de investigación se ha identificado a un total de 215 víctimas directas del macro-prostíbulo, que actualmente se encuentra en horas bajas, con una treintena de trabajadoras sexuales, frente a las más de 100 que había llegado a tener.
El primero de los grupos desmantelados estaba compuesto por ciudadanos de nacionalidad rumana y asentado en la región de Braila (Rumanía), de la que proceden la mayoría de las víctimas.
Contaban con una estructura perfectamente organizada y piramidal y gozaban de gran respeto entre otras organizaciones de proxenetas de su misma nacionalidad, apareciendo incluso, vídeos en un conocido portal informático en el que artistas famosos rumanos dedicaban canciones al líder de la organización.
Durante la investigación los agentes comprobaron que este grupo utilizaba la violencia en sus actuaciones y adoptaba numerosas medidas de seguridad, cambiando continuamente de domicilios, de vehículos y teléfonos. También se observó que su líder iba siempre con guardaespaldas de la organización y alardeaba de su capacidad económica, frecuentando habitualmente casinos, donde llegó a gastar 14.000 euros en una noche.
Igualmente se verificaron los datos aportados por las denunciantes sobre el funcionamiento de esta red y se comprobó que efectivamente se dedicaban a captar mujeres cuando aún eran menores de edad, circunstancia que hacía más fácil engañarlas y, aprovechándose de una situación de necesidad, las ofrecían trabajo como cuidadoras de niños o ancianos.
En algunos casos las víctimas llegaban a sentirse afortunadas por formar parte de este poderoso clan, cayendo en el error de querer satisfacer todos las demandas de sus explotadores, lo que reportaba a éstos enormes beneficios.
Las jóvenes eran trasladadas a España al cumplir los 18 años y una vez aquí, para doblegar su voluntad, los miembros de la organización las violaban en numerosas ocasiones como «ejercicio de entrenamiento», las amenazaban continuamente y las golpeaban.

Agresiones a las chicas

El portavoz del CNP, Josep Nin, ha explicado que en este caso «eran notables las agresiones.
tanto físicas como psicológicas y las limitaciones a su libertad». Además, también ha indicado que «a pesar que normalmente todas las redes hacen servir cierto control, en este caso gravaban las huellas digitales, y con cámaras de circuito errado, este nivel de sofisticación nos ha sorprendido».
El segundo grupo desmantelado era responsable de regentar el macro-prostíbulo Lady’s Dallas de Agullana (Alt Empordà). Este club era propiedad de un matrimonio afincado en una zona residencial de Valencia, desde donde controlaban en tiempo real todo lo que ocurría en el prostíbulo a través de un sistema de video-vigilancia.
En este local las mujeres eran explotadas sexual y laboralmente, permaneciendo en situación de semi-esclavitud, obligadas a realizar jornadas de 12 a 14 horas y a hacer uso de lectores de huella dactilar tanto al inicio de la jornada, como antes de cada servicio sexual.
Los datos así registrados eran enviados a un ordenador central instalado en el club, que permitía el control de cada una de las mujeres de forma permanente, así como al domicilio de los propietarios del mismo, situado a cientos de kilómetros de distancia.
El club exigía a las mujeres un cumplimiento estricto de los períodos de trabajo y las obligaba a pagar 70 euros diarios para mantener «la plaza», incluso los días que no ejercían la prostitución, llegando a facilitarlas esponjas vaginales para que pudieran seguir manteniendo relaciones sexuales durante el período menstrual y eludir ser penalizadas económicamente por inasistencia.
Además de este alquiler debían hacer frente a una serie de gastos generados por la actividad, que incrementaban notablemente los beneficios obtenidos por los responsables del prostíbulo. Pagaban cinco euros por gastos de electricidad, dos por cada rollo de papel higiénico o siete por el jabón. Preservativos, lubricantes, servicio de lavandería, comida, agua, refrescos o tabaco también tenían que adquirirlos en el local a precios desorbitados.
Para exprimir aun más a las víctimas económicamente, la organización había instalado inhibidores de frecuencia de telefonía móvil en el club para obligar a las mujeres a usar los teléfonos públicos instalados en el mismo y de paso restringían aún más su libertad de movimientos. Además, para poder trabajar, estaban obligadas a realizarse análisis de sangre mensualmente, en un laboratorio elegido por la dirección del prostíbulo, pagado por ellas.
Las investigadores han descubierto además envíos regulares de dinero al extranjero, realizados por el lugarteniente del dueño del club, de nacionalidad alemana, a través de distintas empresas de envío de dinero, a cambio de las correspondientes comisiones.
Este individuo, además, facilitaba inmuebles de alquiler a los proxenetas y las víctimas, y dirigía una flota de conductores que se encargaban de transportar a las mujeres desde el domicilio al club y viceversa, cobrando 15 euros por trayecto. Otro método empleado por la organización para sacar los beneficios obtenidos de nuestro país era con la colaboración directa de los chóferes de una empresa de autobuses de línea regular de viajeros con Rumanía, a los confiaban el dinero, paquetes e incluso víctimas con destino España.

Sociedades tapadera

En torno a esta actividad delictiva, se ha descubierto todo un entramado de «sociedades tapadera», utilizadas para blanquear parte de los beneficios obtenidos, concretamente mercantiles con un capital social superior a 11’5 millones de euros, numerosos inmuebles con un valor catastral superior a dos meur, varios vehículos de alta gama e, incluso, un barco de 19 metros de eslora.
La operación, que sigue abierta, se ha saldado con la detención de 19 personas, entre los que se encuentran varios de los principales cabecillas de la red de proxenetas, así como la concesión de Órdenes Europeas de Detención y Entrega (OEDE) para otros dos miembros que se encuentran en Rumanía. También han resultado imputadas cinco personas jurídicas. En cuanto a las víctimas, fueron informadas de los derechos que les asisten como víctimas de un delito de trata de seres humanos.
En total se registraron cinco domicilios y el Club de alterne y se decomisaron 101.290 euros en efectivo, un rifle con silenciador, un revólver, munición para ambas armas, una katana, dos defensas eléctricas, quince navajas, un látigo, dos bastones, una «cachiporra», nueve vehículos, casi 2.000 resguardos de envío de dinero al extranjero, varios equipos informáticos, quince teléfonos móviles y joyas.

********************************
SOCIEDAD
Interrogaciones sobre el asentimiento de las profesionales del sexo

Tras el escándalo, las prostitutas vuelven al Club Dallas

Miércoles, 27/02/2013. 09:00 h
 
Víctimas complacientes, víctimas integrales, o trabajadoras ordinarias? Una semana después de la revelación de malos tratos y condiciones de vida bajo vigilancia impuestas a varias decenas de prostitutas rumanas en el interior del Club Dallas, cercano de La Jonquera, el conjunto del efectivo ha vuelto al trabajo. El debate ético choca con la realidad y el medio de la prostitución sur-catalán revela su complejidad.
 
El escándalo moral y humanitario apuntando el Club Dallas de Agullana, a 3 km de La Jonquera, divulgado el 20 de febrero , implica una continuación que revela la complejidad del medio de la prostitución en Catalogne del Sur. En efecto, la detención de varios miembros de una red de prostitución que obligaba prostitutas rumanas a un ritmo de trabajo desenfrenado ya una vigilancia quasicarceral, es seguida por regreso de estas en el seno de este establecimiento. El 27 de febrero, la Agencia Catalana de Noticias confirmó este hecho, según el cual 30 jóvenes apenas mayores, directamente afectadas por el tratamiento incriminado, han recuperado el trabajo, sin solicitar ningún tipo de asistencia ni acompañamiento para volver al su país de origen, como lo proponían las autoridades policiales. El jefe de la unidad de Extranjería de la policía nacional española en las comarcas de Girona, Antonio Bragado, destaca que la mayoría de estas prostitutas eran perfectamente informadas, cuando salían de Rumania, de la actividad que las esperaba en Cataluña. El único engaño era fundado, según Bragado, en relación a la remuneración, más débil que el que esperaban estas profesionales del sexo tarifado, convencidas de  "hacerse ricas en tres meses" . dddddddd La operación llevada por la policía española, que se han concluido con la desarticulación de una red de explotación sexual de jóvenes rumanas, ha permitido la detención de 19 personas, entre ellas dos cabezas del sistema. Siete personas han sido encerradas en la cárcel en el marco de este caso que ha justificado una investigación de un año. En total, 215 mujeres han sido objeto de un procedimiento questionnable, pero surge una ambigüedad turbadora a propósito del carácter sufrido de la situación.
8. Momo 03.9.2019. 20.30h
Beaucoup de bruit pour rien! Il para qué le "club" continúe de fonctionner avec toutes ses pensionnaires; avec las meme hora; la même direction silence radio sur les éventuelles suites judiciaires; encore un Episode de la guerra présumée diciembre Policía espagnol; Catalane

 
SOCIEDAD
Interrogaciones sobre el asentimiento de las profesionales del sexo

Tras el escándalo, las prostitutas vuelven al Club Dallas

Miércoles, 27/02/2013. 09:00 h
 
Víctimas complacientes, víctimas integrales, o trabajadoras ordinarias? Una semana después de la revelación de malos tratos y condiciones de vida bajo vigilancia impuestas a varias decenas de prostitutas rumanas en el interior del Club Dallas, cercano de La Jonquera, el conjunto del efectivo ha vuelto al trabajo. El debate ético choca con la realidad y el medio de la prostitución sur-catalán revela su complejidad.
 
El escándalo moral y humanitario apuntando el Club Dallas de Agullana, a 3 km de La Jonquera, divulgado el 20 de febrero , implica una continuación que revela la complejidad del medio de la prostitución en Catalogne del Sur. En efecto, la detención de varios miembros de una red de prostitución que obligaba prostitutas rumanas a un ritmo de trabajo desenfrenado ya una vigilancia quasicarceral, es seguida por regreso de estas en el seno de este establecimiento. El 27 de febrero, la Agencia Catalana de Noticias confirmó este hecho, según el cual 30 jóvenes apenas mayores, directamente afectadas por el tratamiento incriminado, han recuperado el trabajo, sin solicitar ningún tipo de asistencia ni acompañamiento para volver al su país de origen, como lo proponían las autoridades policiales. El jefe de la unidad de Extranjería de la policía nacional española en las comarcas de Girona, Antonio Bragado, destaca que la mayoría de estas prostitutas eran perfectamente informadas, cuando salían de Rumania, de la actividad que las esperaba en Cataluña. El único engaño era fundado, según Bragado, en relación a la remuneración, más débil que el que esperaban estas profesionales del sexo tarifado, convencidas de  "hacerse ricas en tres meses" . La operación llevada por la policía española, que se han concluido con la desarticulación de una red de explotación sexual de jóvenes rumanas, ha permitido la detención de 19 personas, entre ellas dos cabezas del sistema. Siete personas han sido encerradas en la cárcel en el marco de este caso que ha justificado una investigación de un año. En total, 215 mujeres han sido objeto de un procedimiento questionnable, pero surge una ambigüedad turbadora a propósito del carácter sufrido de la situación.
8. Momo 03.9.2019. 20.30h
Beaucoup de bruit pour rien! Il para qué le "club" continúe de fonctionner avec toutes ses pensionnaires; avec las meme hora; la même direction silence radio sur les éventuelles suites judiciaires; encore un Episode de la guerra présumée diciembre Policía espagnol; Catalane

No hay comentarios:

Publicar un comentario