sábado, 29 de septiembre de 2012

La síndica de Barcelona se posiciona ante la ordenanza del Ayuntamiento de prohibión de la prostitución en las calles .


 BARCELONA, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -
   La síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, ha defendido que el endurecimiento de la ordenanza del civismo "no ha mejorado" la situación de la prostitución callejera, según ha afirmado este miércoles tras hacer público el Ayuntamiento un primer balance.
   En declaraciones a Europa Press, Vilà ha constatado que con la nueva norma las prostitutas se han desplazado a puntos como el litoral, y algunas chicas han rebajado precios, una situación que cree que también se ve abonada por el aumento de la pobreza.
   Pese a que el consistorio ha modificado la norma para perseguir más al cliente, en las primeras semanas las multas a prostitutas aún doblan a las de los clientes, lo que, para la síndica, "no coincide" con la voluntad del Ayuntamiento de no perseguirlas a ellas.
   Además, se ha preguntado si las chicas pagan las multas o ocurre como con los 'sin techo', que después las evitan por participar en programas sociales, y ha agregado que sancionarlas "no las exime" de que después sigan ejerciendo.

Vilà considera que la prostitución no debería existir y que debe actuarse especialmente contra las mafias, y también ha explicado que por primera vez desde que asumió el cargo hace dos años ha recibido quejas de vecinos molestos con el ejercicio de la prostitución.

   Así, este mes le han llegado 24 quejas de dos comunidades del ámbito de la calle Robadors y Sant Pau, zona con prostitución callejera y meublés en algunos bloques, ante lo que Vilà ha pedido un informe al Ayuntamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario